Penélope Cruz comparte con el resto de los nominados la emoción previa a los Oscar

La actriz española voló de Madrid a Los Ángeles justo a tiempo para asistir al tradicional almuerzo que la Academia de Hollywood ofrece a los aspirantes a la estatuilla dorada

Ampliar

Penélope Cruz, con un traje pantalón blanco de Yves Saint Laurent, reconoció haber llegado a Los Ángeles desde Madrid sólo dos horas antes: 'Llega un punto en que acumulas tanto jet lag que al final ni lo notas', confesó 

Ampliar

Foto de familia de todos los nominados en la 81ª edición de los Oscar 

Ampliar

Kate Winslet conversa amigablemente con su Marisa Tomei. Ambas actrices compiten por un Oscar aunque en diferentes categorías 

Ampliar

Penélope Cruz en el centro de la imagen junto al resto de aspirantes en la categoría de mejor actriz de reparto. De izquierda a derecha, Marisa Tomei, Amy Adams, Penelope Cruz Tajiri Henson y Viola Davis 

Ampliar

Robert Downey Jr., nominado como mejor actor de reparto por Trophic Thunder, con camisa oscura y corbata dorada a juego con la estatuilla a la que aspira 

Ampliar

Gus Van Sant y Sean Penn, director y actor protagonista de Mi nombre es Harvey Milk, ambos nominados a un Oscar 

Cerca de 120 nominados a los próximos Óscar se reunieron el lunes en el Hotel Beverly Hilton de Beverly Hills, en Los Ángeles, para asistir al tradicional almuerzo que ofrece cada año la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood.

Entre ellos había una invitada muy especial: Penélope Cruz. La española, nominada como mejor actriz de reparto por Vicky Cristina Barcelona, llegó justo a tiempo en un vuelo procedente de Madrid tras haber asistido el domingo a la gala de los Goya, donde fue premiada por la citada película: "Llegas a un punto en que acumulas tanto jet lag que ni lo notas. He llegado hace sólo dos horas, me he dado una ducha, me he arreglado y he planchado la ropa. Pero era importante para mí estar en Madrid y tampoco quería perderme esto. Así que estoy feliz de haber podido asistir a las dos cosas" confesó la actriz, radiante con un traje de chaqueta blanco de Yves Saint Laurent.

"Estoy tan feliz de formar parte de un grupo de gente que puede trabajar y vivir de esta profesión que he querido tando desde que era una niña, que realmente no quiero obsesionarme con ganar", añadió la española. Recordando el día que se enteró de su nominación, Penélope confesó: "Mi teléfono se colapsó. Sólo pude escuchar la mitad de los mensajes y leer la mitad de mis e-mails. Llevamos a arreglar el teléfono y nos dijeron que no podían hacer nada, que no habían visto nada parecido antes."

La española compartió almuerzo y posó con el resto de nominadas en su categoría: Viola Davis por La Duda, Taraji P. Henson por El curioso caso de B. Button, Marisa Tomei por The Wrestler y Amy Adams por La Duda. Pero no fueron las únicas.

Kate Winslet, aspirante al Oscar a la mejor actriz por El lector, volvió a lucir esbelta figura con un vestido negro de Helmut Lang y confesó que tras haber estado nominada en seis ocasiones y no haber ganado en ninguna ya se ha aprendido una "buena cara de perdedora". "He perfeccionado ese estado de calma que hay que tener en el momento en que no dicen tu nombre", dijo la actriz. Una de sus competidoras en su categoría, Anne Hathaway por La boda de Rachel, fue una de las últimas en llegar a la cita y lo hizo con un vestido blanco de gasa de Chloe.

El presidente de la Academia, Sid Ganis, avisó a los nominados que se preparen para una noche llena de sorpresas el próximo 22 de febrero, porque este año será diferente y, según dijo, se tomarán "muchos, muchos riesgos". Danny Boyle, director de Slumdog Millionaire -una de las películas favoritas tras su victoria en los Globo de Oro- utilizó su móvil para hacer fotos al presidente mientras éste pronunciaba su discurso y más tarde tuvo tiempo de conversar sobre lentes de cámara con Ron Howard, uno de sus contrincantes al Oscar a mejor director por Frost/Nixon.

Con traje de rayas gris y gafas de sol apareció Mickey Rourke, nominado a un Oscar a mejor actor protagonista por su papel de boxeador en The Wrestler. "He estado sin trabajo 14 años, y el cambio más grande que me ha dado la nominación es que mucha gente me ha perdonado por la manera tan horrible en que me comporté durante ese tiempo", declaró el actor. En cuanto a su favorito para ganar el Óscar, Rourke dijo: "Seguramente aplaudiré a Sean Penn", nominado en su misma categoría por Mi nombre es Harvey Milk y que posó junto al director de la película, Gus Van Sant, también nominado al Oscar por su trabajo.

Otro de los favoritos a alzarse con la dorada estatuilla, a juzgar por la gran ovación que recibió a su llegada al Hotel Beverly Hilton, fue Robert Downey Jr. por su papel de secundario en Trophic Thunder. El actor llegó acompañado por su esposa, Susan Levin, y habló de su nominación con los medios: "Antes solía pensar que merecía un Oscar por cada uno de mis trabajos", dijo bromeando. "No, en serio... era lo último en que podía pensar cuando leí el guión de este último".

Para muchos, ganar un Óscar supone un gran cambio en sus carreras. Sin embargo, no lo sería para Frank Langella, nominado a mejor actor por Frost/Nixon: "Este es un punto alto en mi carrera, no el más alto. Llevo en esto cuatro décadas. No pienso que de repente me convierta en uno de esos actores que recauda millones de dólares por llevar un arma en sus películas", declaró el actor. "Creo que si gano seguiré haciendo el trabajo que quiero."

Entre el resto de asistentes, estuvieron Ellen Kuras, Thavisouk Phrasavath, Andrew Stanton, Alexandre Desplat, Jochen Alexander Freydank, Doug Sweetland, Josh Brolin y David Fincher. Las ausencias más destacadas fueron las de Brad Pitt -nominado a mejor actor por El curioso caso de Benjamin Button- y Angelina Jolie -aspirante al Oscar a la mejor actriz por El intercambio.

Compartir esta noticia:

Vote por su favorita

Vídeo

En imágenes

Teletipo

frases