2/18

AL MAL TIEMPO, BUENA CARA

La lluvia estuvo a punto de arruinar la llegada de las estrellas al Dolby Theatre. Y es que a pesar de que los años anteriores lucía un sol radiante en Los Ángeles, esta edición será recordada por el mal tiempo. La organización tuvo que actuar rápidamente e instalaron una carpa para proteger la alfombra roja. Los paraguas se multiplicaron, los periodistas y fotógrafos tuvieron que ponerse chubasqueros, las celebs llegaban en coche y tenían que ir esquivando los charcos para no estropear sus vestidos… Además, la lluvia desincentivó igualmente a los turistas y curiosos que en esta ocasión se acercaron en menor medida hasta los alrededores del teatro para tratar de ver, aunque fuera de lejos, a sus ídolos. La anécdota la protagonizaron los británicos Rosamund Pike y Eddie Redmayne, que bromearon al respecto y pidieron disculpas por haber ‘traído’ la lluvia con ellos.